QUIEN NO TE QUIERE O MERECE

publicado en: AMISTAD, QUIERETE | 0
En todos los niveles de nuestras relaciones existen personas a las que queremos, pero no nos corresponden de la misma forma, y por más que nos esforcemos en ser amados, perderemos irremediablemente el tiempo y/o energía en lograr algo prácticamente imposible.
Puedes comprar afecto mediante regalos, chantajes emocionales, favores, préstamos y demás, pero muy en el fondo sabes que la reciprocidad es algo que tú decides. Cuando por fin, te quieres dar cuenta de que las cosas no son lo mismo para tu pareja, duele terminar una relación cuando de tu parte hay tantas muestras de amor, afecto, detalles, incluyendo entrega desmedida.
Casos como éstos se dan todos los días entre hombres y mujeres que se aferran a relaciones tormentosas, debido a la poca expresión de amor por parte de sus parejas, de quien esperan siempre, que ocurra el tan anhelado cambio, cuando el otro empiece a valorar todo lo que tiene a su lado y no lo ve; perdonan lo imperdonable, por amor, pagando una factura que su ser resentirá por un largo tiempo.
Amar es todo un reto y una decisión diaria: hay que trabajar todos los días en la relación cuidando los detalles, así como en dar y tener nuestro propio espacio, con la consigna de no asfixiar al otro; será inevitable discutir, pero cuando lo hagas, evita tener siempre la razón, y ten en mente siempre el objetivo de llegar a un acuerdo.
Ten en cuenta que quien no nos quiere o no nos merece es la causa más común de sufrimiento y decepciones. No hay que buscar el afecto del otro ni esperar un milagro de amor en quien nos demuestra indiferencia, pregúntate: ¿mereces esa vida tan lastimera?
Reflexiona:
– Tu felicidad no puede ni debe depender de nada ni nadie. No sigas creyendo que mientras no estés con alguien no podrás encontrar la felicidad o estabilidad.
– Es imposible exigir amor que no te tienen, no supliques migajas de afecto.
– Deja de magnificar cualidades y minimizar defectos, porque muy en el fondo sabes que no todo es maravilloso en tu relación.
– ¿Por qué no aceptas que pueden existir mejores opciones de felicidad en tu vida y no precisamente al lado de quien tanto creías?
Sólo de ti depende si sigues lamentándote y preguntándote todo el tiempo el por qué de las cosas, ya basta de idealizaciones absurdas, pon los pies en la tierra y date cuenta que no puedes reeducar a tu pareja. Pide ayuda psicológica para que te orienten y veas todo de una forma más clara, en caso de ser necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *